Celíaco‬s en #Monachil

Migas para CeliacosSeguro que a estas alturas conoces a alguien que es ‪#‎celíaco‬ y que no puede comer nada que haya tocado el ‪#‎gluten‬. Imagínate tener que ‪#‎viajar‬ a lugares donde no has estado antes, querer probar los platos más típicos de la región y … no poder hacerlo. Lo bueno es que siempre hay destinos que ofrecen una gran variedad de platos ‪#‎tradicionales‬ adaptados a todas las dietas.

¿Sigues pensando que no es posible? Te lo vamos a demostrar viajando a ‪#‎Monachil‬, os traemos una lista de comidas en el Restaurante el Puntarron donde se puede degustar la auténtica comida Granadina sin #gluten (Croquetas, Migas y ‪#‎Postres‬ ) para que todos podáis disfrutar, aunque es recomendable avisar al ‪#‎camarero‬.

Olla de San Antón en #Monachil | 2016

Olla de San Antón es un cocido típico de MonachilGranada (aunque también se realiza en algunas regiones de Murcia y Jaén) que combina habas, judías y, por supuesto, toda la riqueza que propicia la matanza del cerdo: morcilla, chorizo, oreja, careta, magro, rabo…

En la provincia de #Monachil, donde además de celebrar la olla de San Antón, los vecinos sacan en procesión a una persona mayor que sea emblemática para el pueblo, arrojándole a su paso productos del cerdo que luego incluirán en la comida.

Desde el 15 al 31 de enero es una excusa perfecta para celebrar una reunión de amigos y darse un fantástico homenaje en el restaurante el Puntarron Monachil. (menú a 13 €), tambien hay olla para vegetarianos.

 

IMG_1646

IMG_1647

IMG_1662

IMG_1677

IMG_1726

IMG_1729

IMG_1718

olla san anton (2)

“Ideal tras una jornada de trekking”

Fuimos un grupo de 30 personas. La comida está muy buena y la atención del personal es muy correcta. Las ensaladas son enormes, así da gusto pedir una ensalada. Las patatas a lo pobre están buenísimas pero las migas no son de pan. El sitio es ideal para comer al solecito aunque también tienen pequeños salones con chimenea. No es caro.

tripadvisor

#Callos, guiso en épocas de frío | #Monachil

5485681521_53c8281be8_bEste consistente guiso es ideal en épocas de frío.  Aquí en Monachil es muy frecuente encontrarlo,  en el Puntarron es un placer prepararlo en epoca de nieve y chimenea, te propongo una vez en la vida probarlo, cuyo resultado no desmerece en absoluto.

Restaurante muy tipico

IMG_6807Lugar de esos con alma de pueblo,en el que nos atendieron muy bien y comimos muy a gusto,eso sí había moscas y tuvimos que sortear un caballo atado a la puerta para poder entrar …comida sencilla sin pretensiones…el chico joven que atiende muy amable…al irnos les compramos unas nueces muy ricas…

Por Javier P

#Cabras Montesas en #Monachil – #Cahorros / Sierra Nevada

IMG_6661Las cumbres de Sierra Nevada  son el escenario idóneo, en la época en la que la nieve desaparece y el alimento está disponible, fundamentalmente en el piornal y los pastizales de alta montaña, para observar (de cerca) a las cabras montesas, emblema de la fauna local. Hembras y machos se mueven por separado pero son animales gregarios; un grupito de 5-6 hembras con crías allí, otro grupito de 3-4 machos por allá. Caminando con calma se observan con facilidad estos enormes bóvidos ibéricos. En Sierra Nevada hay muchos, de hecho aquí vive una población estimada en unos 20.000 individuos, la mayor población de la península Ibérica y por extensión, del mundo, ya que la especie sólo se encuentra en las montañas de la piel de toro (endemismo), donde viven alrededor de 50.000-60.000 cabras montesas. Capra pyrenaica hispanica, a la que pertenecen las cabras de Sierra Nevada, es la subespecie más extendida en la península. La cabra montesa se distribuye por las montañas españolas con especial profusión en la franja mediterránea y litoral, en enclaves como las Sierras de Tejeda y Almijara (Granada y Sierras de Loja y Alhama (Granada-Málaga), las Sierras de Málaga, Sierras de Cazorla, Segura y las Villas (Jaén), Sierra Mágina (Jaén), etc. Las sierras de Beceite-Tortosa (Tarragona-Castellón) o la Muela de Cortes (Valencia) albergan fuera de Andalucía buenas poblaciones de la subespecie.

Capra pyrenaica victoriae (fundamentalmente en las poblaciones de las sierras de Gredos, Las Batuecas  y Guadarrama) y las extintas Capra pyrenaica pyrenaica (el bucardo, en Pirineos) y Capra p. lusitanica en la vecina sierra de Geres (Portugal) completan el cuarteto subespecífico del endemismo ibérico.

IMG_6666Entre noviembre y enero tiene lugar el periodo de celo, cuando machos y hembras se unen y los primeros protagonizan espectaculares peleas para ver quién es más fuerte y disfruta el privilegio de dominar el harén de hembras por unos días. Los violentos choques de sus poderosas cornamentas rasgan el silencio durante los combates. Tras las cópulas, que sólo los machos dominantes realizan, las hembras buscan la protección del bosque (fundamentalmente encinar) para desarrollar sus épocas de cría y especialmente el parto, rodeadas de alimento y buena cobertura forestal. Se mueve siempre por sustratos rocosos, donde se desenvuelve a las mil maravillas, con una capacidad de escalada increíble subiendo por terrenos casi verticales. En las cumbres de Sierra Nevada se desplaza por el sustrato de esquistos metamórficos que componen la franja más alta del macizo. Allí camina y salta entre cascajares, rocas aborregadas y estrías glaciales. A primera y última hora del día se las ve en las zonas de borreguiles, bebiendo agua en alguna de las lagunas de alta montaña del macizo. Es muy frecuente ver su inconfundible silueta recortada contra el cielo en algún escarpe rocoso, observarlas descansando plácidamente tumbadas en las rocas, siempre atentas y con amplio campo de visión, al abrigo del viento que tan poco les gusta. En los días de calor y en las horas centrales de la jornada, se tumban entre las sombras de las rocas, pasando casi desapercibidas a la vista gracias al mimetismo que les proporciona su pelaje marrón.  Son las dueñas y señoras de las cumbres por lo que a mamíferos se refiere y no dudan en acompañarnos hasta la misma cima del Mulhacén. Siempre que camino por estas alturas en primavera y verano  disfruto con su presencia, con su compañía, pues se mueven despacio y con aparente indiferencia ante la presencia humana, casi como compañeras de ruta. Un lujo a la hora de fotografiarlas con estampas como la del Veleta, la Alcazaba o el Mulhacén como inmejorable telón de fondo.

Os recomiendo el sendero de las Cumbres entre la Hoya de las Mora (y Posiciones del Veleta) y el Alto del Chorrillo para observarlas. Un objetivo corto para fotografías panorámicas en su hábitat y un tele tipo 100-300 mm es más que suficiente para regresar a casa con las mejores fotos de cabras. Caminar despacio y en silencio, disfrutando además con la observación de los muchos endemismos de flora y fauna de alta montaña. Como alojamiento, las villas de Bubión, en la Alpujarra de Granada, y de Láujar de Andarax (Alpujarra de Almería) son una magnífica opción. Más próxima a las cumbres la primera. (fuente) //